Los miembros del grupo experimentarán ser rechazados y aceptados, luego debatirán cómo aceptar a otros así como Cristo los acepta.

Objetivo: Aceptación

Sagrada Escritura: Romanos 15:1-17

Materiales: Necesitarás una Biblia por cada cinco chicos.

¡Acción!

Forma grupos de cinco personas. Luego explica: Armen un círculo y elijan una persona para que se pare en el centro. Si eres la persona que está en el centro, tu meta es lograr que cada miembro de tu grupo haga contacto visual contigo. Si eres parte del círculo, tu meta es evitar el contacto visual con la persona que está en el centro, pero sin cerrar los ojos. Después que el elegido haya tratado de establecer contacto visual con cada persona en tu grupo, júntense todos y denle un abrazo grupal. ¡Vamos!

Deja que los grupos repitan esta actividad, hasta que todos hayan pasado por el centro del círculo.

¡Para pensar!

Haz que los jóvenes se ennumeren entre sus grupos. Luego indica: Discutan las siguientes cinco preguntas. Después de cada una, diré un número entre uno y cinco. La persona del grupo cuyo número he llamado será responsable de compartir la respuesta grupal.

Pregunta:
¿Cómo te sentiste cuando nadie en tu grupo quiso mirarte?
¿Cómo percibiste el abrazo grupal?
¿De qué manera la gente rechaza a otros en la vida real? ¿Cuál es tu reacción cuando otros te desprecian? ¿Alguna vez has despreciado a alguien? ¿ Qué te llevó a hacerlo? ¿Por qué es más fácil a veces rechazar que aceptar?

Distribuye las Biblias y haz que una persona de cada grupo lea Romanos 15:1-7 en voz alta. Luego pregunta: ¿Qué puedes resaltar sobre esta lectura? ¿Cómo te sientes al saber que Cristo te acepta? ¿Qué necesitas de este grupo para sentirte verdaderamente aceptado? ¿Qué puedes hacer para ayudar a que otros en el grupo se sientan aceptados?

Conclusión

Explica: Una forma en que podemos aceptar a otros es reconociendo sus cualidades positivas. Toma un minuto y piensa en una cualidad positiva que veas en cada uno de los integrantes de tu grupo. Concédeles un minuto para pensar, haz que los grupos formen círculos nuevamente, y ordena lo siguiente: Ahora escojan a una persona para que se pare el centro. Esta vez, hagan contacto visual con ella y digan la cualidad positiva que aprecian sobre esa persona. Asegúrense que cada uno rote por el centro.

FacebookTwitterGoogle+EmailStumbleUpon

5 Comentarios

  1. buenisimo Dios lo bendiga hartisimo son un gran apoyo a los ministerios juveniles

Comentar


*