Tiempo: 15 a 20 minutos
Tamaño del grupo: 6 o más personas
Materiales: Papel, cinta adhesiva y periódicos

Dale a cada joven un hoja de papel y pídeles que las rasguen dándole forma de modo que represente algo que consideran valioso. Por ejemplo, pudiera rasgarla para formar la silueta de un automóvil o de un amigo. Cuando los jóvenes tengan lista su silueta, pídeles que expliquen lo que han creado.
Forma grupos de seis o menos personas, y dale a cada grupo cinta adhesiva y una pila de periódicos. Diles: Usando los periódicos y la cinta adhesiva, hagan un «capullo» en el cual el grupo entero pueda esconderse como para que yo no vea a ninguno. Pueden usar cualquier mueble u objeto que hay en el salón.
Asegúrate que los jóvenes lleven sus creaciones de papel consigo a sus respectivos «capullos». Cuando todos los grupos estén escondidos, pregunta: ¿Cómo se siente estar aislado del resto del salón? Diles: Digamos que ese disminuto receptáculo es tu vida en la tierra. Allí tienes todos tus amigos y todo lo que consideras de valor. Pero hay mucho más en este salón de lo que puedes ver dentro de tu capullo. Pregunta: ¿En qué forma indica esta experiencia la diferencia entre la tierra y el cielo? ¿Qué te hace sentir esta experiencia respecto al cielo? Explica.

Comentar