Antes que los jóvenes lleguen a la reunión, transforma la sala en un laberinto. Utiliza mesas, sillas y otros elementos para realizarlo y coloca obstáculos en el camino para que los jóvenes encuentren cierta dificultad el transitarlo. Cubre las ventanas de la sala de tal manera que quede totalmente oscura.
Pídeles a los jóvenes que caminen a través del laberinto a oscuras. Cuando todos hayan pasado la primera vez, pídeles que lo hagan una vez más, pero esta vez facilítales una pequeña linterna.
Después que todos hayan atravesado el laberinto la segunda vez, enciende la luz y pregúntales:
¿Qué sientes al pasar por el laberinto a oscuras?
¿Qué diferencia marco el uso de la linterna?
Después que todos hayan respondido, pásales una Biblia, un lápiz, y papel. Pídele a un voluntario que lea el Salmo 119:105. Forma pequeños grupos y dales la tarea de que exploren el Salmo 119 en busca de los beneficios que se obtienen por leer la Palabra de Dios. Después de 10 minutos, que cuenten al resto lo que encontraron.


5 Comentarios

  1. esta actividad esta genial y va a servir bastante para involucrar a todos hasta al mas serio

  2. Profile photo of joryis joryis dice:

    esta muy buena y con un mensaje

Comentar