Me fatiga preparar todas las semanas los juegos, cantos, anuncios y el mensaje. ¿Qué ideas tienes para hacer esta tarea menos fatigadora?

Esta situación suena al síndrome del «mil usos.» Conozco muchos líderes que lo hacen todo. Conozco ministerios juveniles que se desarrollan alrededor del líder juvenil. Si este se va, se acaba el ministerio juvenil. John Maxwell dice: La evidencia de un verdadero líder no se ve cuando el líder está en el lugar donde sirve, sino cuando el líder no está. Si las cosas funcionan bien cuando tú no estás, esto es una evidencia de haber aprendido a delegar y preparar a otros a ejercer sus responsabilidades. No recuerdo dónde aprendí el proceso de delegar, pero me ha ayudado mucho. Es fácil combatir la fatiga si aprendemos a delegar responsabilidades en otras personas. La cuatro fases para delegar son:
Yo lo hago – tú observas.
Yo lo hago – tú lo haces.
Tú lo haces – yo observo.
Tú lo haces – yo hago otra cosa.
¿Será posible que como líderes seamos buenos pidiéndole ayuda a la gente, pero no seamos buenos para delegar? ¿Cuántas veces hemos pensado que los chicos no quieren ayudar cuando en realidad no les hemos enseñado a tomar responsabilidades delegando en ellos algunas tareas?


6 Comentarios

  1. Lo leí en el libro del Dr. Jefrey D de León.

  2. Profile photo of gypsy gypsy dice:

    muy buen consejo graciass!

  3. UUff!! El delegar tareas a los jóvenes muestra el carácter de un líder que va más allá de ser un ‘líder yo- yo': yo y sólo yo puedo hacerlo bien… naaaah!! Hay que hacer lo que Jesús hizo, debemos como líderes propiciar que los líderes potenciales a su alrededor se formen, crezcan y desarrollen correctamente… Dios les bendiga!!!

  4. Profile photo of vencedor vencedor dice:

    WAO QUE TREMENDA ENSENANZA COMO PASTOR DE JOVENES HE APRENDIDO QUE EL DELEGAR A OTROS TAMBIEN DA UN CRECIMIENTO YO TRABAJO EN DIFERENTES AREAS DE CIUDADES Y HE DELEGADO LIDERES POR PUEBLO Y HE VISTO EL CRECIMIENTO DE LA IGLESIA

Comentar