Objetivo: Movilizar un ejército de jóvenes que amen profundamente a Jesús y deseen compartirlo con otros.

1. DIOS SE INTERESA POR LOS JÓVENES (Jn. 3:16; Ro. 5:8)

En la sociedad de hoy, los jóvenes están buscando respuestas. Tienen un vacío en sus vidas que sólo puede ser llenado por Jesús. La juventud necesita saber que Dios la ama, y que sólo a través de una relación personal con el Señor Jesucristo podrá experimentar la profundidad de su amor.

2. EL MINISTERIO DEL DISCIPULADO ES UN PROCESO (1 Co. 3:5-8)

El ministerio del discipulado es un ministerio que sirve a todos los individuos de acuerdo a su nivel de interés y creencias. Por lo tanto, para ministrar a los jóvenes en su totalidad, debemos ofrecer diferentes niveles o temas de interés que desafíen a cada joven de acuerdo a su nivel de interés espiritual.

El alumno discípulo tiene . . .

a) Un deseo de trabajar para desarrollar una amistad íntima y una relación de amor con el Señor. (Mt. 22:37)

b) Un sentido de responsabilidad por la edificación de otros. (Gá. 6:1-

c) Un sentido de responsabilidad por su propia edificación. (Fil. 2:12)

d) Un anhelo profundo por ver a sus amigos aceptar a Cristo.

e) Un compromiso de vivir de acuerdo a la voluntad de Dios (incluyendo el ministerio o/y la profesión y el matrimonio). (1 Co. 10:31)

3. LA RELACIÓN CULTURAL ES SUPER IMPORTANTE (1 Co. 9:19-23)

La cultura de los jóvenes cambia continuamente. Por eso, los temas y los métodos por los cuales son debatidos deben relacionarse con las experiencias que la juventud enfrenta cada día.

4. EL MINISTERIO JUVENIL DEBE ALCANZAR LA EXCELENCIA (2 Co. 13:11)

Vemos la excelencia cuando hacemos bien las cosas correctas. Todo lo que hacemos como ministerio juvenil debe ser hecho con excelencia.

5. TODO SE HACE CON UN PROPÓSITO Y NO SE HACE NADA QUE NO SE RELACIONE CON NUESTRO OBJETIVO (Pr. 29:18)

No planeamos actividades sólo para tenerlas. Todo lo que se hace tiende a cumplir nuestro objetivo. Si no lo hace, no lo hacemos.

6. EL EQUIPO MINISTERIAL ES ESENCIAL PARA EL ÉXITO DEL MINISTERIO (Fil. 2:2)

El ministerio debe desarrollarse alrededor del concepto de equipo. No creemos en el ministerio al estilo llanero solitario. El concepto de equipo es esencial para un ministerio juvenil eficaz y de gran alcance. Cada miembro del equipo tiene el potencial para ser la persona más influyente en la vida de un discípulo.

7. EL EVANGELISMO ES UN PROCESO (1 Co. 3:5-8)

Sabemos que el Espíritu Santo es el único que puede cambiar las vidas, y creemos que el proceso de traer a un jóven a Cristo implica tiempo, testimonios personales, amor en acción, eventos planeados para el año para compartir mejor el evangelio y una juventud comprometida con la visión de compartir a Cristo.

8. LA ORACIÓN ES NECESARIA PARA CADA ÁREA DEL MINISTERIO JUVENIL (Fil. 4:6)

El ministerio juvenil debería estar saturado de oración por un grupo de personas comprometidas a orar regular y fervientemente por cada aspecto del ministerio.

Comentar