Soy líder y tengo ciertos conflictos internos que no me gustaría que mis discípulos conocieran. ¿Hasta dónde debo guardar confidencialidad de mis propios problemas, y luchas?

Este tema esta directamente ligado a uno de los temas más importantes en el trabajo con jóvenes: La construcción de buenas y saludables relaciones con nuestros chicos. Si definimos una «buena relación» tendríamos que traer a luz palabras como honestidad, sinceridad, transparencia y confianza. El ser líder nos hace personas vulnerables. Aunque cuan vulnerables somos lo determinamos nosotros. No es malo abrirse y ser sincero con nuestros chicos, pero tampoco es bueno no tener ninguna clase de confidencialidad, así como tampoco es bueno convertirme en una persona totalmente sellada o hermética. Existe un riesgo muy grande en pretender tenerlo todo bajo control. Tarde o temprano nuestra debilidades se dan a conocer sino totalmente pequeñas indicaciones de ellas podrían surgir. Si no hemos hablado de ellas antes con nuestro discípulos podríamos ser vistos como hipócritas por esconder algo por temor a qué dirán mis discípulos. La recomendación es muy sencilla. No encubras o escondas nada a tus discípulos especialmente si te ayudará a que ellos aprendan a ver como una persona normal y como un cristiano que continua creciendo y continua luchando al igual que ellos. Pablo fue muy sincero con nosotros en el capitulo 7 de Romanos. No hay nada de malo en ser un lider transparente, sincero, honesto y hasta cierto punto vulnerable con limitaciones que solamente tu puedes medir.


2 Comentarios

  1. Este tema…….es importantísimo yo eh puesto en práctica esto con mis jovenes y desde entonces ellas se me acercan un poco más y yo puedo hablarles de lo que Dios quiere en forma más personalizada.
    Gracias por compatirlo

  2. Sinceridad.
    En muchas ocasiones kisieramos comportarnos como que a nosotros no nos pasa nada, y somos bueno para dar consejos y todo eso, sin darnos cuenta que tambien tenemos luchas y en ocasiones no somos capaces de externarlas a nuestro grupo. Personalmente estoy aprendiendo que externar ese tipo de situaciones es muy bueno, ya que tus jovenes no solo ten ven como alguien que no tiene errores, al contrario ven en ti que existen problemas, que al igual que ellos tienes luchas, pero que encima de eso no pierdes la fe, tu animo no decae, que no te das por vencido, y eso, creeme que tambien los ayuda.
    No nos comportemos como superheroes, seamos sinceros, y de esa forma juntos podemos crecer.

Comentar