Esta es una dinámica evangelística. Es una forma distinta de presentar a Jesucristo como el único DIOS vivo y dador de la vida.

Elementos necesarios para desarrollar la dinámica:

• 3 macetas (1 maceta con una planta que tenga flores grandes y hermosas; otra maceta debe tener una planta seca y fea, y si es posible con espinas y la última maceta debe estar vacía [sin tierra]).
• Una bolsa de tierra negra
• Semillas
• Una reja de 80 cms. X 80 cms. (32»x32») que tenga «pies / patas» para que pueda estar parada y que sea lo más fea y oxidada posible.
• Una cartulina de 80 cms. X 80 cms.(32»x32») que tenga una GRAN FLOR pintada, dibujada o hecha en cartulina (esta cartulina debe estar ligada a la reja ocultándola a esta última).

1. Comenzar la charla hablando sobre el principio universal de la siembra y la cosecha. Lo que sembramos es lo que cosechamos. Dar ejemplos y participación sobre este principio haciéndoles preguntas al grupo como: Si sembramos lechuga ¿qué cosecharemos? Y si sembramos… ¿qué cosecharemos? (Esto ayudará a todos a ingresar a la reflexión, hasta este momento ni siquiera hemos mostrado la Biblia).

2. Luego de que todos asintieron a que esta ley universal se cumple indefectiblemente abrimos la Biblia mostrándoles que también Dios nos habla sobre este tema (Gálatas 6.7).

3. Sobre una mesa pequeña ponemos la maceta vacía, la bolsa con tierra y las semillas (que deberían ser grandes – ej. Almendra) e invitamos a alguien (para hacerlo participativo) a que coloque tierra en la maceta y siembre una de las semillas. Al terminar, nuestro ayudante puede retomar su lugar.

4. En esta instancia comenzamos a hacer la relación con nuestra vida, diciendo que aquellas cosas que hemos sembrado a lo largo de la vida es lo que hoy estamos cosechando. Este momento debe ser muy claro y en lo posible usando ejemplos. Para este momento sobre la mesa esta la maceta que acabamos de armar.

5. Comenzamos a hablar respecto a que casi nadie se atreve públicamente a decir qué está mal y está cosechando la mala semilla que ha sembrado durante su vida. Es entonces que subimos a la mesa la reja (que está oculta tras la cartulina que tiene la gran flor artificial – dibujada, pintada, etc.) y la ponemos delante de la maceta que acabamos de hacer y, sin que nadie lo note, (en lo posible) la bajamos al piso y subimos la maceta que tiene la planta seca y fea (tal vez sería bueno cubrir la mesa con una manta para que no se note el cambio).

Ahora, nuestros oyentes estarán viendo una gran flor (artificial) y hacemos énfasis en esto, en que la mayoría de las personas muestran una imagen de sus vidas en la que aparentan estar ‘up’. Hacemos hincapié en que la sociedad también presiona a que las personas tengan que mostrar una imagen ‘exitista’ que es irreal…. Cuando hemos acabado de desarrollar este concepto, sacamos la cartulina y dejamos que se vea la maceta con la planta seca tras la reja y comenzamos a hablar de que este es el verdadero estado del hombre: SECO / TRISTE / MUERTO. Este concepto es muy fuerte y no debemos minimizarlo.

6. Es aquí en donde hablamos de que este es un estado por el cual todos hemos transitado. Pero que hay alguien que puede intervenir: ¡¡¡¡JESÚS!!!!. Comenzamos a desarrollar el concepto de que Jesús vino para salvarnos de esta vana manera de vivir y para “…darnos vida y vida en abundancia…” En este momento subimos a la mesa la maceta que tiene la planta con flores, y comenzamos a hablar de lo que Dios hace en nuestras vidas cuando lo dejamos actuar. Este período de la charla debe extenderse con criterio y ‘mechado’ con versículos de la Palabra que nos ayuden a hablar del incomparable amor de Dios.

7. Animamos a los jóvenes a invitar a JESÚS a que intervenga en sus vidas.

8. Cierrra con una oración en donde todos tengan la oportunidad de participar.


Un Comentario

  1. muhisisisiisimas gracias y se que vamos a salir bendecidos con este material bendiciones…

Comentar