Cómo vivir libre Aprendiendo a amar a su hijo

Esta historia se repite cintos de veces y ocurre en cientos de contextos diferentes. Una ado­lescente que no está casada se entera de que está em­barazada. En la mayoría de los casos, pesa sobre ella el estigma de ser soltera y llevar un hijo en su vientre. El hecho de que esté comprometida para casarse no es ninguna atenuante que la libre de la acusación que pesa en su contra, porque su prometido sabe que él no es el padre del bebé.

En vez de anticipar con alegría el día de su boda, él se siente traicionado. Sus sueños se han desmo­ronado. Por su mente atraviesa un sin fin de pen­samientos al considerar a la que una vez fue “el amor de su vida”. ¿Qué pasará con el hijo que ella espera?

Ninguno de los dos podía haber imaginado el plan que dios tenía en cuanto ese embarazo. Ni siqui­era tenían idea del camino que el Señor había trazado para sus vidas, ni la obra sobrenatural que él llevaría a cabo a través de ese hijo que él había concebido. Su nombre sería Jesús… Jesucristo, ¡El Salvador del mundo!

“Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21)

De la misma manera en que María encontró paz en medio de su embarazo no planeado, usted también puede recibir paz interior porque el príncipe de paz que es Jesús, quiere ser su paz. Sin importar cuáles sean sus temores o problemas, usted puede tener paz interior cuando goza de la presencia interna del Señor. Jesús dijo:

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. (Juan 16:33)

¿Cuándo empieza la vida?

La vida no empieza cuando el bebé llega al mun­do y respira por primera vez. A las tres semanas de la concepción, esa pequeña vida dentro del vientre ya ha desarrollado su cerebro, un corazón que late y han comenzado a “brotar” y moverse sus pequeñas ex­tremidades. Durante ese tiempo, el nonato pasará de ser un cigoto, a un embrión, y a un feto, de la misma manera que un recién nacido pasa a ser un niño, a un adolescente y hasta convertirse en un adulto.

“Porque tú [Dios] formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre”. (Salmos 139:13)

Creencia Equivocada: • “Yo tengo derecho de de­cidir qué hago con mi propio cuerpo. Temo que si tengo a este bebé, arriesgaré mi felicidad futura”.

Creencia Correcta: “Dios tiene un plan para el hijo que llevo en mi vientre. Dios ama a este bebé y es una expresión del amor que el Señor tiene por mí. He Decidido confiar en Dios para que sea él quien satisfaga mis necesidades más profundas”.

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta.” (Filipenses 4:19)

Amor. Dios me ama y proveerá personas con ——las que pueda relacionarme adecuadamente junto con mi bebé.”

Propósito. El Señor cumplirá su propósito en ——mí y llevará a cabo sus planes en mi vida y en la de mi bebé.

Seguridad. Porque he entregado al Señor el ——control de mi vida, puedo estar segura de que él caminará a mi lado y de mi bebé por cada paso del camino.

“Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti . . . todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice”. (Isaías 43:2, 7)

Considere sus opciones

Antes de considerar el aborto, conteste con hon­estidad las siguientes preguntas y considere cuidadosa­mente las verdades que vienen a continuación.

¿Teme que los que la rodean reaccionen de manera • negativa, ridiculizándola o rechazándola?

Recuerde . . . es más sabio temer la reacción de Dios que la de los hombres.

¿Se siente presionada, especialmente por sus padres, por el • padre de su hijo(a) o por algún consejero que favorece el aborto?

Recuerde . . . no hay una salida fácil, Pero hacer lo que Dios dice es más importante que hacer lo que dice la gente.

¿Quiere borrar el recuerdo de haber cometido un grave • error?

Recuerde . . . Dios quiere que su hijo(a) sea un recuerdo de su soberanía y de su propósito, no de su equivocación.

¿Tiene dudas en cuanto a traer a un hijo(a) no deseado al • mundo?

Recuerde . . . todos los niños(as) son deseados por Dios, y usted puede decidir a desear tener a su hijo(a).

¿Le preocupan los posibles problemas de salud de su hijo? •

Recuerde . . . el valor de la vida no está relacionado con la salud del bebé, ya que el Creador le ha asignado su valor a esa criatura.

¿Está considerando el aborto como un método de control • de natalidad?

Recuerde . . . con el aborto se mata una vida. Esto es diferente a evitar la concepción de la misma.

¿Quiere deshacerse de su bebé porque el embarazo es • producto de una violación o incesto?

Recuerde . . . su hijo es inocente de cualquier acto de mal­dad. Él no tiene la culpa y no merece la pena de muerte.

Acabar con una vida inocente no quitará su dolor, Más bien, la angustia se combinará con la culpa.

“Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte”. (Proverbios 14:12)

Sabiduría para la futura madre

La presión que ejerce el medio que la rodea respecto a su embarazo no planeado puede ser abruma­dora. Para tomar la mejor decisión para usted y su hijo, necesita sabiduría y discernimiento

“Porque escudo es la ciencia, y escudo es el dinero; mas la sabiduría excede, en que da vida a sus poseedores”. (Eclesiastés 7:12)

Escriba sus pensamientos y emociones, aceptando su • ansiedad, confesando cualquier culpa y dejando sus cargas en las manos del Señor.

“Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”. (1 Pedro 5:6-7)

Deténgase un momento a pensar cómo será la vida • para usted y su hijo a corto plazo (el siguiente año) y a largo plazo (dentro de diez años) en caso de que eligiera alguna de las opciones (abortar, ser madre, o darlo en adopción).

“La ciencia del prudente está en entender su camino; mas la indiscreción de los necios es engaño”. (Proverbios 14:8)

Analice sus opciones en términos de lo que Dios le • ha enseñado acerca de la vida de su hijo y de lo que es mejor para él (ella).

“Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué”. (Jeremías 1:5)

Busque dentro de su familia y círculo de amigos un • grupo de personas que la apoyen.

“En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia”. (Proverbios 17:17)

Investigue quién le puede dar un consejo sabio que • coincida con lo que Dios dice en su palabra.

“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos”. (Salmos 32:8)

Decida entregar su futuro y el de su hijo en las manos • del Señor.

“Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas”. (Proverbios 3:5-6)

Palabras de ánimo para la familia y los amigos

Considere los siguientes pasos para recorrer el camino del dolor, un paso a la vez.

Convoque • a toda la familia y a sus amigos más cercanos., hable de la situación, comparta sus sentimientos y ore por toda la familia.

“Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo”. (Gálatas 6:2)

Concéntrese • en las cosas positivas llevando un registro de todas las cosas buenas dentro de la situación que está viviendo. (Filipenses 4:8)

• por sentado que enfrentará varias formas de rechazo. No espere que todos acepten las circunstancias o que apoyen su decisión durante este tiempo de prueba. (Salmos 27:10–11)

Atesore • la palabra de Dios en su corazón y medite en los versículos bíblicos como su fuente de fortaleza y seguridad. (Salmos 119:50)

Deposite • toda su ansiedad ante Dios en oración, y déle gracias por lo que él hará en su situación. (Salmos 55:22)

Cultive • una vida consistente y continúe con su rutina familiar normal, no deje de funcionar dentro de su unidad familiar. (1 Corintios 14:33)

Decida • perdonar, dejando el pasado atrás y buscando la paz. (Colosenses 3:13)

Aproveche • esto como una oportunidad para ser usada para la gloria de Dios y para el bien de su propia familia. (2 Corintios 5:17-18)

Acepte • que estos cambios en su vida son permanentes.

“Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre”. (Salmos 138:8)

¿Cuáles son las opciones que tiene?

Quizá este embarazo la haga sentirse atrapada, como si no tuviera ninguna alternativa. De hecho, hay una opción que podría ser la mejor solución para usted en medio de su crisis. Una decisión bien tomada ahora, puede ahorrarle mucho dolor después. En realidad, hay tres opciones que puede considerar: abortar, educar a su hijo o darlo en adopción. Ore y considere cada una de estas opciones antes de tomar una decisión para que la decisión que tome sea la correcta y no viva el resto de su vida con remordi­mientos.

“El avisado ve el mal y se esconde; Mas los simples pasan y llevan el daño”. (Proverbios 27:12)

“En medio de este embarazo no planeado, ¿algún día podré experimentar paz interior?”

Con la ayuda de Dios, es posible hallar la paz in­terior, aun en medio de sus problemas. Sólo recuerde que ¡no hay problema que Dios no pueda resolver! Él es el Príncipe de Paz, Jesús quiere darle paz. Sin importar lo que usted esté atravesando, puede experi­mentar paz interior cuando cuenta con su presencia dentro de usted. Jesús dijo:

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. (Juan 16:33)

¿Qué piensa Dios de su situación?

Dios es el autor de la vida. (Deuteronomio 32:39)•

Dios abre y cierra la matriz. (Génesis 29:31) •

(1 Samuel 1:5)

Dios planifica todos los embarazos, independientemente • de las circunstancias. (Isaías 44:24)

Dios es el creador de toda vida. (Deuteronomio 32:6)•

Dios nunca forma una vida sin tener planes para ella.• (Jeremías 29:11)

Adaptado de la Biblioteca de Consejería Bíblica de Hope For The Heart (Esperanza Para El Corazón). Las 100 Referencias Rápidas proveen verdades bíblicas concisas—La verdad de Dios para los problemas de hoy.

Para mayor información, pida la Clave Bíblica Para Consejería y escuche la serie en CD acerca de Embarazos no planeados: aprendiendo a amar a su hijo

Temas relacionados con embarazos no planeados

El Aborto: No es una opción, es un hijo

La Adopción: Un hijo que nace en el corazón

La ira: Cómo actuar en vez de reaccionar

El perdón: cómo liberar a otros

La culpa: Cómo vivir libre de remordimiento

La crianza de los hijos: Cómo ser buenos padres

Integridad sexual: Las decisiones y desafíos de la pasión sexual

Familias monoparentales: Al éxito con Dios como líder

© 2007-2008 Hope For The Heart

Si desea más información, llame al 1-800-488-HOPE (4673)visite www.hopefortheheart.org

www.esperanzaparaelcorazon.org

Todas las citas bíblicas están tomadas de la Versión Reina Valera Revisión 1960. Todos los derechos reservados.

Comentar