Aprendiendo a no caer

En el muelle de madera, el experimentado pescador ata cuidadosamente el anzuelo al hilo, luego coloca en él la carnada que seducirá al pez. El experto pescador sabe que para pescar cierta clase de peces, necesita una clase específica de carnada… una mosca seca para pescar truchas, gusanos para los robalos, o carnadas olorosas para el pez gato. Pero, lo que el pez no sabe es que “no todo es lo que parece”. En cuestión de segundos, ante la tentadora oferta, muerde el anzuelo, pelea por zafarse y ¡el resultado es un delicioso filete de pescado servido en la mesa del pescador!

Todos sabemos bien lo que significa ser seducidos por una mentira; recibir la oferta de algo que promete ser bueno, pero que al final no conviene. La tentación es la carnada atractiva que esconde el anzuelo mortal. Pero, ¡ánimo! Usted no tiene porqué morderlo.

“Hay camino que al hombre le parece derecho: pero su fin es camino de muerte”. (Proverbios 14:12)

Cómo se desarrolla la tentación2

Enfrentando la tentación (Proverbios 22:5)

La tentación es experimentada por todos.

La tentación ocurre con frecuencia en el área donde hemos caído en el pasado.

La tentación comienza en la mente.

La tentación se aprovecha de lo que nos atrae y de nuestros temores.

La tentación aparentemente satisface necesidades legítimas, sin embargo las suple de manera ilegítima y en el momento equivocado.

Cediendo a la tentación (Mateo 26:41)

La tentación nos vence cuando el corazón no está “en guardia”.

La tentación recurre a la justificación para acallar la conciencia.

La tentación se vuelve implacable y urgente.

La tentación provee oportunidades fuera de lo común para caer en pecado.

“Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil”. (Mateo 26:41)

La fórmula para la libertad y el autocontrol

Un propósito nuevo + una prioridad nueva + un plan nuevo = una vida transformada

Decida reflejar el carácter de Cristo. (Romanos 8:29)

Decida cambiar sus antiguos hábitos por otros nuevos. (Romanos 12:2)

Decida confiar en la fortaleza de Cristo, no en sus propias fuerzas. (Filipenses 4:13)

Decida hacer suyo el regalo divino del auto-control. (1 Pedro 1:13)

Versículo clave para memorizar

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”. (1 Corintios 10:13)

Pasaje clave para leer y meditar

Romanos 6

“Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado”. (1 Pedro 1:13)

Cómo resistir la tentación3

En la lucha contra las tentaciones de Satanás hechas a “la medida”, aprenda a estar firme confiando en el Señor.

Reconozca la fuente de la tentación. (Efesios 6:12)

Entienda que Satanás es el autor de todo pensamiento de tentación.

Asuma que ganará la guerra. (Romanos 8:37)

Espere que haya muchas batallas.

Esté seguro de que Cristo ganará esta guerra por usted.

Analice su corazón. (1 Pedro 5:6)

¿Sabe que la tentación le revela alguna necesidad no satisfecha?

Visualice las consecuencias. (Salmos 38:3)

Piense acerca de la culpabilidad y la vergüenza que pasará.

Piense acerca del dolor que puede provocarle a los demás.

Sienta la presencia de Dios. (Hebreos 4:13)

Dios está con usted en todo momento.

Dios conoce sus necesidades y deseos.

Transforme sus pensamientos a través de la verdad. (2 Corintios 10:4–5)

Busque la voluntad de Dios y sus caminos a través de la lectura de su palabra.

“Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado”(Hebreos 12:4)

El camino de regreso al hogar4

Isaías 30 ilustra la relación de Dios con su pueblo Israel que había sido rebelde, mentiroso y desobediente. Pero a pesar de su rebelión, Dios les reveló su compasión y provisión para que volvieran a él.

Arrepentimiento (Isaías 30:15)— El arrepentimiento requiere sinceridad total delante de Dios. Es reconocer nuestra responsabilidad por lo que hicimos y decidir alejarnos de la tentación.

Descanso (Isaías 30:18)— Acepte la gracia de Dios hacia usted cuando le ofrezca su perdón.

Regrese (Isaías 30:19)— ¡Pida ayuda! Dios lo escucha y responderá su oración.

Reciba (Isaías 30:21)— Una vez que se vuelva a Dios, debe aprender cuál es el propósito divino para su vida.

Recuperación (Isaías 30:22)— Al irse sometiendo al poder de Dios, el pecado perderá dominio sobre usted.

Regocíjese (Isaías 30:23–26)— Dios siempre bendice a un corazón pródigo cuando éste vuelva al hogar.

Verdades torcidas acerca de la tentación1

Verdad torcida:

“La tentación es pecado”.

Verdad:

La tentación no es pecado. Jesús fue tentado en todo, pero no pecó. (Hebreos 4:15)

Verdad torcida:

“¡Dios me está tentando!”

Verdad:

La tentación no viene de Dios, pero él la permite. (Santiago 1:13)

Verdad torcida:

“¡El diablo me hizo caer!”

Verdad:

La tentación es el intento de Satanás de seducirnos a pecar, pero podemos resistirlo. (Santiago 4:7)

Verdad torcida:

“Es una santa, la tentación no es un peligro para ella”.

Verdad:

Todos somos tentados, sólo que en diferentes áreas. De hecho, el creyente maduro está sujeto a tentaciones mayores. (1 Corintios 10:12)

Verdad torcida:

“Esta tentación es demasiado para mí. No puedo vencerla”.

Verdad:

La tentación puede estar más allá de su control, pero no está más allá del control de Dios. (Proverbios 3:26)

Temas relacionados con la tentación

Alcoholismo y drogadicción:

Cómo reconstruir su vida después de haber tocado fondo

Hábitos:

Cómo practicar el dominio propio

Exceso en el comer:

Libertad de la obsesión de comer

Integridad sexual:

Las decisiones y desafíos de la pasión sexual

La Guerra espiritual:

Estrategias para la batalla

Si desea más información, llame al 1-800-488-HOPE (4673) o visite www.hopefortheheart.orgwww.esperanzaparaelcorazon.org

Nuestros representantes le atenderán con gusto.

1. Erwin W. Lutzer, How to Say No to a Stubborn Habit: Even When You Feel Like Saying Yes, “Cómo decir NO a los hábitos pecaminosos” (Puebla, Pue.: Ediciones Las Américas, A.C. 1990) 50-51; Charles F. Stanley, Temptation, “La tentación” (Nashville: Oliver-Nelson, 1988), 12–20, 40–41, 160–64; Don Baker, Lord, I’ve Got a Problem, “Dios, tengo un problema”, (Eugene, OR: Harvest House, 1988), 92–93.

2. Para esta sección vea John Owen, Sin & Temptation: The Challenge to Personal Godliness, “El pecado y la tentación: el reto de la vida santa” ed. abreviada, ed. Santiago M. Houston (Portland, OR: Multnomah, 1983), 96, 104–107, 115; Richard Lee, The Unfailing Promise, “La promesa que no falla”, (Waco, TX: Word, 1988), 81–82; Stanley, Temptation, 54.

3. Para esta sección vea Hannah Whitall Smith, “Lies in Disguise,” Last Days Magazine, “Mentiras encubiertas”, Revista de los últimos días”, Otoño 1988, 10, 11; Institute in Basic Youth Conflicts, “Ten Steps to Conquer Impure Thoughts,” Instituto de los conflictos básicos de la juventud, “Diez pasos para vencer los pensamientos impuros” en Training Faithful Men, “Entrenamiento de hombres fieles”, (1976), 1, 4, 5; Bill Gothard, Moral Freedom, “Libertad moral”, (Campus Teams, Inc., 1968), 15-16; Stanley, Temptation, “La tentación”, 143–44.

4. Stanley, Temptation, “La tentación”, 179–187.

Todas las citas están tomadas de la Versión Reina Valera Revisión 1960. © 1988 Sociedades Bíblicas Unidas Todos los derechos reservados.

© 2006 HOPE FOR THE HEART• • • • •


Un Comentario

  1. Profile photo of carolina carolina dice:

    Me han ayudado arto con esto y entendi bn las cosas :) . Y uno tiene que ser fuerte Dios jamas te quiere ver mal ni que caigas hay que ser fuerte .

Comentar