“ Mi marido me fue infiel el año pasado. ¿Es posible volver

a confiar en él? ¿Es posible que él cambie?”

Sí es posible que su esposo recupere su confianza. Pero primero debe estar completamente arrepentido por no haber cumplido con su compromiso con usted y el pacto matrimonial. En segundo lugar, debe identificar la causa que lo llevó al adulterio. Si acepta y entiende sus debilidades, puede recibir ayuda para evitar que vuelva a caer en ese pecado. Pida al Señor que su esposo vea su pecado como Dios lo ve y que llegue a odiar su pecado como Dios lo odia. El Señor puede cambiar a cualquiera que desea tener un corazón transformado.

“Porque nada hay imposible para Dios”. (Lucas 1:37)

“¿ Cómo debo orar por mi esposo, que me ha

abandonado porque se encuentra en una relación de adulterio?”

Su esposo necesita convencerse de su pecado y ver su necesidad de dejar su estilo de vida pecaminoso por seguir un estilo de vida sacrificial que dé gloria a Dios. En vez de orar para que Dios lo bendiga, pida al Señor que le retire sus bendiciones hasta que se arrepienta. Ore para que su esposo se sienta intranquilo y tenga una profunda culpabilidad, de tal modo que decida salir de los brazos de la otra mujer y se entregue a los brazos del Señor Jesucristo. Pida a Dios que produzca en él todo el arrepentimiento que sea necesario para que regrese a sus sentidos y lo haga postrarse a los pies del Señor.

“Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte”. (2 Corintios 7:10)

Cómo sanar el dolor causado por una infidelidad

¿Se siente atrapado(a) por la agonía de haber cometido adulterio? ¿Ha cambiado su vida definitivamente por haber caído en la trampa de una relación prohibida?

El matrimonio fue idea de Dios. Y él requiere que hagamos un compromiso para toda la vida. Según lo que dice en su palabra, Dios castigará a quienes rompen con el pacto matrimonial. En la muy conocida narración de la vida del adúltero más famoso de la historia, el rey David, aprendemos las dolorosas consecuencias que resultan del adulterio.

El hecho de que ese rey es recordado como un gran gobernante y un hombre conforme al corazón de Dios (1 Samuel 13:14), demuestra que el Señor puede sanar completamente a una persona aun después de haber tenido una aventura terrible. Pero por el resto de sus días, David tuvo que pagar las consecuencias de su desobediencia: Crímenes en la familia, inestabilidad política, violencia y muerte.

“Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios”. (Hebreos 13:4)

Comentar